miércoles, 14 de mayo de 2014

Rebellada

Cansada. Muy cansada.
Y rebellada.
Cansada de poner todo el amor y la buena voluntad de la que dispongo, y encontrarme muros, palos en las ruedas, impaciencia y desprecios.

Impotente.
Impotente porque no consigo entender como hay personas que prefieren regodearse en su ego y hacer conjeturas eternas sin pararse a pensar que un simple diálogo sereno es más eficaz para encontrar la armonía.
Todos hacemos esto alguna vez. Pero algunos sabemos cuando detenernos.

Uno no siempre puede hacerse responsable de lo que le pasa.

Solo somos responsables de como gestionar los asuntos.

Y yo me cansé de hacerme responsable de todo. 

De nosotros dependen nuestros actos, pero no las reacciones que estos provocan en los demás.

Sin embargo, yo no me doy por vencida.

Se va acercando el día en que entiendo el por qué de todo esto, y ese día ya no importarán los muros, ni los palos...ni el desamor. 

El amor merece la pena.


Sprinter




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada